25/04/2024
Inicio Actualidad Movilidad y tecnología: presente y futuro sostenible en el transporte

Movilidad y tecnología: presente y futuro sostenible en el transporte

276
z.system

Hoy en día, vivimos en un mundo que parece sacado de una película de ciencia ficción, donde las innovaciones tecnológicas están en constante evolución.

Según informó la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) durante 2022 fueron patentados 7.849 vehículos no convencionales de los cuales 7.588 fueron unidades híbridas y 260 eléctricas. Estas cifras representan un aumento del 33,4% respecto de 2021, mientras que en relación al 2020 constituye un crecimiento del 231,9%.

La tecnología aplicada al presente nos hace vivir en el futuro. En un mundo en constante evolución, la innovación es el motor que impulsa el desarrollo y el progreso en todas las áreas de nuestra vida.

Hoy en día, vivimos en un mundo que parece sacado de una película de ciencia ficción, donde las innovaciones tecnológicas están en constante evolución, donde la tecnología no se limita a una simple cuestión de comodidad o entretenimiento. Estamos viviendo en un momento de transformación donde esta herramienta puede convertirse en un gran catalizador para el desarrollo sostenible y, sobre todo, para crear un futuro más amigable con el medio ambiente.

En este sentido, uno de los ámbitos en los que la participación de la tecnología tuvo un impacto más significativo es el transporte donde los vehículos eléctricos que han surgido como una alternativa más limpia y eficiente en comparación con los vehículos de combustión interna son cada vez más demandados a nivel global. Sin embargo, el aumento de unidades híbridas o eléctricas también incrementa la demanda de puntos de carga para este tipo de vehículos en todo el mundo, y Argentina no es la excepción a ninguna de esas demandas.

Desde Mehcco S.A, empresa líder en la industria eléctrica nacional, creemos que la creación de alternativas de movilidad sustentable es una excelente oportunidad para apoyar al desarrollo del país con políticas amigables con el medio ambiente. Sin embargo, la transición hacia la movilidad eléctrica presenta desafíos significativos: uno de los mayores obstáculos es la falta de infraestructura de carga, que resulta esencial para que los conductores de vehículos eléctricos se sientan cómodos y seguros, para saber que pueden cargar sus vehículos con facilidad en cualquier lugar que viajen.

Esta tendencia mundial, que se expande rápidamente, requiere un enfoque colaborativo y una inversión adecuada para desarrollarse en el territorio argentino. Cada vez son más los países que están implementando políticas públicas que apoyan la movilidad eléctrica y fomentan el uso de vehículos eléctricos. En América Latina, países como Chile, Colombia y México ya están impulsando la movilidad eléctrica con políticas públicas y proyectos concretos.

En Argentina, la infraestructura de carga para este tipo de vehículos está todavía en una etapa temprana de desarrollo. Por esta razón, hemos estado trabajando en la creación de soluciones innovadoras para la instalación de puntos de carga para vehículos eléctricos y confiamos en la tecnología que ha avanzado a pasos agigantados en las últimas décadas para continuar transformando nuestra forma de vida de maneras que ni siquiera podríamos haber imaginado hace unos años atrás. Creemos que hay una gran oportunidad para que la industria eléctrica nacional se convierta en un actor protagónico en la creación de infraestructura y buscamos estar a la vanguardia.

Además, confiamos en que la instalación de puntos de carga puede tener un impacto significativo en la economía del país: La creación de empleo, la inversión en tecnologías limpias y la reducción de la dependencia del petróleo importado son solo algunos de los beneficios económicos que pueden derivarse de la transición hacia la movilidad eléctrica. Esta acción en todo el país requerirá la colaboración profesionales de diferentes sectores, desde la construcción hasta la ingeniería eléctrica y el mantenimiento de estos puntos de carga generará empleos a largo plazo y proporcionará una fuente de ingresos a la economía local por lo que vale destacar que esta no solo impulsará el desarrollo económico del país, sino que también ayudará a reducir la huella de carbono del sector del transporte.

La reducción de la contaminación atmosférica y acústica mejora la salud de la población, reduce el riesgo de enfermedades respiratorias y mejora la calidad del aire en nuestras ciudades. Además, la movilidad eléctrica es mucho más silenciosa que la movilidad tradicional, lo que reducirá el ruido en las ciudades y mejorará el bienestar de la población.

La tecnología es una de las fuerzas más poderosas que mueven al mundo y está en nuestras manos ser agentes de cambio en esta transición.

 

 

Fuente: Ambito

Ups!